En el Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo, publicada el 13 de mayo en el Boletín Oficial del Estado, se regula junto a otras medidas, determinados límites relacionados con el reparto de dividendos, que tienen implicación en el ámbito societario.

Así, el artículo 5 del Real Decreto-ley establece que las sociedades mercantiles u otras personas jurídicas que se hubiesen acogido a los expedientes de regulación temporal de empleo previstos en el artículo 22 del Real Decreto-ley 8/2020 de 17 de marzo, los conocidos como “ERTE´s por fuerza mayor”, no podrán proceder al reparto de dividendos correspondientes al ejercicio fiscal en que se apliquen estos expedientes, excepto que procedan al abono previo del importe correspondiente a la exoneración aplicada a las cuotas de la Seguridad Social.

No obstante, esta limitación en el reparto de dividendos no opera para aquellas entidades que, a fecha 29 de febrero de 2020, tuvieran menos de 50 personas trabajadoras, o asimiladas a las mismas, en situación de alta en la Seguridad Social.

Junto a esta limitación, el indicado artículo 5 del Real Decreto-ley dispone que el no reparto de dividendos que traiga causa en la normativa indicada, no constituirá una causa de separación del socio, no siendo aplicable el apartado 1 del artículo 348.bis del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital. Esto es, que en aquellas sociedades que se hubiesen acogido a los ERTE por fuerza mayor hasta el 30 de junio de 2020, y se encuentren limitadas para el reparto de dividendos, los socios no podrán alegar la falta de distribución de dividendos para ejercitar su derecho de separación.

Por último, la redacción literal del indicado Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, no dispone limitación alguna al reparto de los dividendos correspondientes al ejercicio 2019 que, podrían ser objeto de reparto en la celebración de la Junta General de Socios o Accionistas, que se celebre a lo largo del año 2020, ni tampoco opera para las sociedades que se hubiesen acogido a un ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción relacionada con el COVID-19, en los términos del artículo 23 del Real Decreto-ley 8/2020 de 17 de marzo.

Autor: Pablo Lago Almeida.